, ¿Son las cláusulas escalonadas mecanismos prácticos en la solución de disputas?

¿Son las cláusulas escalonadas mecanismos prácticos en la solución de disputas?

Dentro de múltiples relaciones contractuales encontramos que las partes ejerciendo su derecho a la libre contratación y autonomía de su voluntad pactan ciertas cláusulas especificas en las cuales anticipan que ante un futuro conflicto derivado del contrato deban primero someterse a etapas previas tales como negociaciones o mediaciones, antes requerir un tribunal arbitral que resuelva su disputa. Este tipo de cláusulas se conocen denominan “cláusulas escalonadas”.

¿Porqué existen este tipo de cláusulas?

Es menester recordar que un contrato es un acuerdo de voluntades que se constriñen porque buscan obtener un beneficio o un fin con el negocio. Ante esta situación debe entenderse que el sentido original de las partes no es el de entrar en una disputa, sino, el de obtener el citado beneficio.

Con esto en mente las partes pactan etapas previas a un requerimiento arbitral para que resuelva su disputa, de esta forma pretenden alcanzar lealtad negocial y escuchar sus disconformidades para consigo obtener una solución integral. Usualmente este tipo de clausulado se encuentra en negocios en cuyas partes ya tienen amplia trayectoria negocial o cuando menos ya han celebrado en ocasiones anteriores contratos entre sí y buscan evitar que una disconformidad dañe esta relación de una forma parcial o permanente.

¿Modalidades de cláusulas escalonadas?

Dado que este tipo de cláusulas devienen de la autonomía de voluntad de las partes las mismas pueden pactar distintos tipos de cláusulas, las más usuales son las siguientes:

1-) Negociación-Arbitraje: Modelo en el que solo se establece una etapa de negociación previa al arbitraje, las partes deberán tener en cuenta el centro o sede de negociación, el idioma de la negociación, plazos de agotamiento de la etapa de negociación. Los mismos requisitos son necesarios con el arbitraje.

2-) Mediación-Arbitraje: Modelo en el cual las partes disponen acudir a la mediación producto del interés de resolver sus disconformidades por un acuerdo consensuado, en esta etapa también debe definirse la sede donde se llevará la mediación, el idioma, el mediador o mediadores y los plazos para el agotamiento de la misma. Los mismos requisitos son necesarios con el arbitraje.

3-) Negociación- Mediación- Arbitraje: Muchas veces en negocios complejos o de características particulares tales como los intereses en disputa o la relación comercial se tiende a pactar este tipo de clausulas con el fin de obtener un acuerdo que haga prevalecer estas características previo a resolver las disputas por un tercero imparcial.

4-) Arbitraje-Mediación concurrente: Este tipo de cláusulas permite a las partes plantear el requerimiento arbitral y al mismo tiempo acudir a una mediación aún cuando ya ha sido iniciado el arbitraje. Esta modalidad busca que las partes más adentradas dentro de la disputa puedan de igual forma buscar un arreglo. 

Consejos prácticos:

En todas estas modalidades supra citadas es de vital importancia definir el plazo de agotamiento de cada etapa previa, dado que en la práctica suele darse que la parte que genera disconformidad en la relación utiliza de mala fe estas instancias para atrasar el arbitraje que sabe que devengará en un laudo desfavorable para sí, siempre en perjuicio de la parte perjudicada. Además, es necesario tener en cuenta que la preferencia es que estas clausulas se den en contratos firmados por partes que ya tengan una relación previa, porque consigo protegen su relación y sus intereses, contrario sensu, en relaciones de nueva fecha en las cuales puede ser contraproducente pactar este tipo de cláusulas que devengan más costos para las partes.

Kevin Castro es asesor legal en CENTRAL LAW Costa Rica y miembro de la Barra de Costa Rican Young Arbitrators.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar