, Los efectos de la mora con la CCSS

Los efectos de la mora con la CCSS

El sitio web de la Caja re­co­ge los más ge­ne­ral­men­te co­no­ci­dos: im­po­si­bi­li­dad de efec­tuar trá­mi­tes en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, par­ti­ci­par en cual­quier pro­ce­so de li­ci­ta­ción pú­bli­ca, inad­mi­si­bi­li­dad de cual­quier so­li­ci­tud de per­mi­sos, exo­ne­ra­cio­nes, con­ce­sio­nes o li­cen­cias; en re­la­ción con per­so­nas ju­rí­di­cas, la ins­crip­ción de todo do­cu­men­to en los re­gis­tros pú­bli­cos mer­can­til, de aso­cia­cio­nes, de aso­cia­cio­nes de­por­ti­vas y el Re­gis­tro de Or­ga­ni­za­cio­nes So­cia­les del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial; im­po­si­bi­li­dad para el dis­fru­te de cual­quier ré­gi­men de exo­ne­ra­ción e in­cen­ti­vos fis­ca­les; cobro de in­tere­ses por mo­ro­si­dad a par­tir del pri­mer día de atra­so; mul­tas equi­va­len­tes a tres sa­la­rios base. Si su mo­ro­si­dad es mayor a un mes de atra­so, la CCSS le co­bra­rá las aten­cio­nes brin­da­das a usted o a sus tra­ba­ja­do­res en los cen­tros mé­di­cos; asi­mis­mo, en caso de que se in­cu­rra en in­ca­pa­ci­da­des, sub­si­dios o pen­sio­nes, la CCSS le co­bra­rá el costo de estos ser­vi­cios; cie­rre de ne­go­cios por mora; en caso de re­te­ner las cuo­tas de los tra­ba­ja­do­res, se ex­po­ne a una de­nun­cia penal por re­ten­ción in­de­bi­da; em­bar­go de bie­nes mue­bles e in­mue­bles.

Cuan­do un em­plea­dor paga la pla­ni­lla de la CCSS apor­ta un 26.17% del monto total de los sa­la­rios pa­ga­dos, y re­por­ta como con­tri­bu­ción del tra­ba­ja­dor un 9.17% de su sa­la­rio. La CCSS dis­tri­bu­ye estos di­ne­ros re­ci­bi­dos de los em­plea­do­res y tra­ba­ja­do­res, sien­do la mayor parte para los fon­dos de los se­gu­ros de en­fer­me­dad y ma­ter­ni­dad (SEM), y en se­gun­do lugar el se­gu­ro de in­va­li­dez vejez y muer­te (IVM). Es decir, un 22.44% de la pla­ni­lla de cual­quier em­pre­sa es la con­tri­bu­ción que co­rres­pon­de es­tric­ta­men­te a se­gu­ri­dad so­cial su­man­do la cuota obre­ra y la pa­tro­nal.

Por otro lado, la CCSS sirve de agen­te re­cau­da­dor de las con­tri­bu­cio­nes, ma­yo­ri­ta­ria­men­te de los em­plea­do­res, que van des­ti­na­das al Banco Po­pu­lar y de Desa­rro­llo Co­mu­nal, a FO­DE­SAF, al IMAS, al INA, al Fondo de Ca­pi­ta­li­za­ción La­bo­ral, y fi­nal­men­te, al Fondo de Pen­sión Com­ple­men­ta­ria. Estas otras con­tri­bu­cio­nes suman un 12% de la pla­ni­lla y son apor­ta­das ex­clu­si­va­men­te por los em­pre­sa­rios.

Cuan­do una em­pre­sa entra en mora con la Caja, entra en mora con todas las con­tri­bu­cio­nes que hemos enun­cia­do, y co­rre­la­ti­va­men­te, con las ins­ti­tu­cio­nes que ad­mi­nis­tran esos di­ne­ros. Pero lo cier­to del caso es que de todas esas con­tri­bu­cio­nes, las úni­cas que afec­tan di­rec­ta­men­te el de­re­cho al se­gu­ro so­cial de los tra­ba­ja­do­res son ese 22.44% des­ti­na­do al SEM y a IVM.

En­trar en mora con la Caja ge­ne­ra a favor de ésta dos tipos de ac­cio­nes con­tra el em­plea­dor. Por un lado, tras el pro­ce­di­mien­to de tras­la­do de car­gos (pla­ni­llas adi­cio­na­les) el ente re­cau­da­dor ejer­ce­rá las ac­cio­nes co­bra­to­rias de la deuda, pu­dien­do em­bar­gar bie­nes, re­ma­tar­los ju­di­cial­men­te, hasta lo­grar el pago. Sin em­bar­go, si el pa­trono de­du­jo de los sa­la­rios de sus tra­ba­ja­do­res el por­cen­ta­je de la cuota obre­ra, la Caja tiene en este caso, y so­la­men­te en este caso, la ac­ción penal con­tra el re­pre­sen­tan­te legal de la em­pre­sa mo­ro­sa por el de­li­to de re­ten­ción in­de­bi­da san­cio­na­do con pri­sión.

El sis­te­ma de re­cau­da­ción que opera la Caja le per­mi­te dar se­gui­mien­to a las em­pre­sas men­sual­men­te y ad­ver­tir in­me­dia­ta­men­te si de­ter­mi­na­do pa­trono dejó de pagar lo que ha­bi­tual­men­te venía pa­gan­do por cuo­tas obre­ro- pa­tro­na­les. En­ton­ces, yo me pre­gun­to, ¿Cuál es la razón por la que al­gu­nas em­pre­sas lle­gan a acu­mu­lar mi­llo­na­rias deu­das con la Caja?

Las em­pre­sas pue­den tener mu­chas ra­zo­nes para en­trar en mo­ro­si­dad; sin em­bar­go, me in­tere­sa aquí des­ta­car el caso de aque­llas que pasan por una si­tua­ción eco­nó­mi­ca-fi­nan­cie­ra atí­pi­ca. Por ejem­plo, la pér­di­da de con­tra­tos im­por­tan­tes, caída de los pre­cios, falta de ma­te­ria prima, ruina de la co­se­cha, com­pe­ten­cia des­leal; en fin, todas las ra­zo­nes que hacen a una em­pre­sa dejar de pagar a la Caja, como pri­mer re­cur­so para se­guir ope­ran­do bajo con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas ad­ver­sas. Por­que esa es la reali­dad, las em­pre­sas que atra­vie­san por mo­men­tos di­fí­ci­les en los ne­go­cios, a quien pri­me­ro dejan de pagar es a la Caja. No es nada re­co­men­da­ble, pues como se­ña­la­mos, tiene mu­chas con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas para la em­pre­sa y para sus re­pre­sen­tan­tes le­ga­les; sin em­bar­go, apa­ren­ta no haber al­ter­na­ti­va en el es­ta­do ac­tual de cosas.

Efec­ti­va­men­te, a la Caja se le debe can­ce­lar todo, por­que no exis­te una op­ción que ra­zo­na­ble­men­te per­mi­ta a la em­pre­sa en cri­sis pagar par­cial­men­te las cuo­tas -obre­ro pa­tro­na­les. La po­lí­ti­ca de arre­glos de pago que ma­ne­ja hoy en día y desde siem­pre la CCSS no con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir antes de que la em­pre­sa cie­rre, quie­bre o sim­ple­men­te no puede ha­cer­le fren­te a la cuan­tio­sa deuda acu­mu­la­da.

La Caja tiene el cuer­po de ins­pec­to­res, y los sis­te­mas in­for­má­ti­cos más so­fis­ti­ca­dos, que le per­mi­ten ac­ti­var las alar­mas para in­ter­ve­nir opor­tu­na­men­te antes de que se acabe la em­pre­sa, más no tiene una al­ter­na­ti­va que ofre­cer para que el arre­glo de pago ocu­rra antes de la de­ba­cle.

Pien­so que es del in­te­rés de todos que las em­pre­sas no cie­rren, por­que a la pos­tre los que pagan son sus pro­pios tra­ba­ja­do­res al que­dar sin em­pleos. Po­dría pen­sar­se en un es­que­ma de ex­cep­ción para em­pre­sas en cri­sis com­pro­ba­da, que les per­mi­tie­ra por ejem­plo du­ran­te cier­to tiem­po man­te­ner­se al día pa­gan­do úni­ca­men­te el 22.44% de la pla­ni­lla, cu­brien­do de esta ma­ne­ra las con­tri­bu­cio­nes a la se­gu­ri­dad so­cial, y no el 35% que in­clu­ye el 12% de con­tri­bu­cio­nes para otras en­ti­da­des. De esta ma­ne­ra se ga­ran­ti­za a los tra­ba­ja­do­res su de­re­cho a la se­gu­ri­dad so­cial, y se le brin­da a las em­pre­sas en pe­li­gro de cie­rre, un res­pi­ro fi­nan­cie­ro.

En abril de este año, la Ge­ren­cia Fi­nan­cie­ra de la Caja apro­bó el “Ins­truc­ti­vo para la apli­ca­ción del re­gla­men­to que re­gu­la la for­ma­li­za­ción de arre­glos de pago” y en su ar­tícu­lo 18) desa­rro­lla el con­cep­to de las ac­ti­vi­da­des de­cla­ra­das emer­gen­cia, que im­pli­ca una di­fe­ren­cia­ción en el trato que la Caja dará a las em­pre­sas en la for­ma­li­za­ción de arre­glos de pago, cuya ac­ti­vi­dad fue de­cla­ra­da de emer­gen­cia me­dian­te De­cre­to Eje­cu­ti­vo. La razón de esta ex­cep­ción es muy pa­re­ci­da a la que yo aquí pro­pon­go, pero otra vez se prevé para em­pre­sas aca­ba­das. ¿Por qué mejor no ac­tuar más proac­ti­va­men­te, evi­tan­do que la em­pre­sa des­apa­rez­ca?

Alfonso Carro
CENTRAL LAW Costa Rica

Ver enlace original aquí 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar