, La pérdida objetiva de la confianza

La pérdida objetiva de la confianza

Es decir, es una cau­sal que aun­que no está ti­pi­fi­ca­da den­tro de la lista del ar­tícu­lo 81, ha sido acep­ta­da y desa­rro­lla­da ex­ten­sa­men­te por la Sala Se­gun­da de la Corte Su­pre­ma de Jus­ti­cia, y cae den­tro de la cau­sal ge­né­ri­ca según la cual tam­bién es cau­sal de des­pi­do sin res­pon­sa­bi­li­dad pa­tro­nal cual­quier otra falta grave a las obli­ga­cio­nes que le im­po­ne el con­tra­to de tra­ba­jo al tra­ba­ja­dor.

Para acla­rar con­cep­tos em­pie­zo di­cien­do que para que un em­plea­dor pier­da la con­fian­za de un tra­ba­ja­dor, éste no tiene que ser ne­ce­sa­ria­men­te un em­plea­do de con­fian­za. Hay una ca­te­go­ría de em­plea­dos que se les co­no­ce como em­plea­dos de con­fian­za que son los ge­ren­tes, ad­mi­nis­tra­do­res, apo­de­ra­dos y todos aque­llos em­plea­dos que tra­ba­jan sin fis­ca­li­za­ción in­me­dia­ta; pero como dije, el pa­trono puede per­der la con­fian­za en uno de estos tra­ba­ja­do­res de con­fian­za, pero tam­bién puede per­der­le la con­fian­za a cual­quier otro tra­ba­ja­dor.

Per­der la con­fian­za de un em­plea­do y que esta sirva como fun­da­men­to de un des­pi­do sin res­pon­sa­bi­li­dad pa­tro­nal, no de­pen­de de una si­tua­ción sub­je­ti­va del em­plea­dor; esto es, no es que yo em­plea­dor le perdí la con­fian­za a un tra­ba­ja­dor por in­tui­ción, o sos­pe­cha. Puede ocu­rrir eso sí, que yo pa­trono pier­da la con­fian­za de ese tra­ba­ja­dor sub­je­ti­va­men­te, sin nin­gún res­pal­do, pero en este caso esa pér­di­da de con­fian­za ame­ri­ta un des­pi­do con res­pon­sa­bi­li­dad pa­tro­nal.

Esta co­lum­na se re­fie­re a lo que la ju­ris­pru­den­cia de­no­mi­na pér­di­da ob­je­ti­va de con­fian­za, por­que se com­pa­ra la buena fe y la fi­de­li­dad que el em­plea­do debe a su pa­trono, según el con­tra­to de tra­ba­jo, con la ac­tua­ción del em­plea­do, y si de ese con­tras­te puede con­cluir­se que era im­po­si­ble se­guir con la re­la­ción la­bo­ral, en­ton­ces es­ta­mos fren­te a una cau­sal ob­je­ti­va de pér­di­da de con­fian­za.

Es claro que la pér­di­da de con­fian­za como cau­sal de des­pi­do sin res­pon­sa­bi­li­dad pa­tro­nal, debe ser con­gruen­te y pro­por­cio­nal con los he­chos su­ce­di­dos. Por eso sub­ra­yo nue­va­men­te el ca­rác­ter grave que debe tener, al hacer im­po­si­ble que fren­te a los he­chos con­ti­núe la re­la­ción la­bo­ral.

Fi­nal­men­te ad­ver­tir que este tipo de fal­tas deben ser fun­da­men­ta­das y pro­ba­das por el em­plea­dor. La carta de des­pi­do debe ser su­fi­cien­te­men­te clara en este punto, pues se debe re­cor­dar que úni­ca­men­te lo que se in­clu­ye en la carta de des­pi­do, ser­vi­rá para de­fen­der el des­pi­do en jui­cio.

Sirva este ar­tícu­lo para re­cor­dar­nos a todos que nues­tros con­tra­tos de tra­ba­jo nos obli­gan a ser fie­les, jus­tos y a ac­tuar siem­pre con buena fe. Aun­que no lo digan ex­pre­sa­men­te.

Alfonso Carro
CENTRAL LAW Costa Rica

Ver enlace original aquí

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar