, La franquicia como herramienta de crecimiento

La franquicia como herramienta de crecimiento

Es necesario atraer inversiones a Nicaragua para combatir la pobreza, pensando en los miles de jóvenes que salen de nuestras universidades anualmente en busca de trabajo. En ese esfuerzo, que conlleva cambiar la imagen que de Nicaragua tienen en el exterior, es común encontrarse con la pregunta lógica de parte de los que se interesan en venir a invertir a Nicaragua: ¿En qué invierto?

Ante esta recurrente pregunta, se me ocurre que lo más práctico es responder con un abanico de franquicias que ofrecer, pero nos encontramos con la realidad existente actualmente. En Nicaragua, cuando pensamos en franquicia, pensamos en algo que viene de afuera, en invertir nosotros en una franquicia extranjera, y así vemos muchas franquicias que nos vienen del exterior en nuestros centros comerciales y puntos de negocios.

Todavía cuando pensamos en expandir nuestros negocios, pensamos en hacerlo con nuestros propios recursos económicos, enfrentando nosotros los riesgos que su expansión implica, riesgos tributarios, laborales, contractuales, etc. y no usamos la franquicia y sus ventajas. La franquicia constituye una herramienta de crecimiento utilizada cada vez más por un mayor número de emprendedores convencidos de que el nombre del juego en el siglo XXI se llama crecimiento. Es un modelo que involucra el licenciamiento de una marca y la transmisión de un ”know how”, para buscar con ello la réplica acelerada de un concepto de negocio exitoso. La franquicia es utilizada por empresas de todos los tamaños, pues su objetivo fundamental es el crecimiento y la dominación de mercados.

En el mercado nicaragüense existen muchísimos conceptos exitosos que reúnen los elementos necesarios para convertirse en franquicia, los cuales son contar con un mercado potencial, tener un concepto definido y probado, contar con una marca, tener un concepto comercial y financieramente atractivo, repetible y transmisible.

La franquicia le da fortalecimiento, preservación y plusvalía a la marca, con una baja inversión en la expansión del negocio, lo cual minimiza los riesgos y logra una mayor eficiencia operativa, un incremento en la cobertura y desarrollo de mercados, además de ingresos derivados de la cuota inicial más las regalías periódicas a mayor desplazamiento del producto o servicio.

Es importante que aquel negocio que desee crecer bajo la figura de la franquicia lo haga de la mano de un consultor especializado, quien con su experiencia lo asesore correctamente y acompañe en todo el proceso de franquiciar su negocio.

Es por esta razón que nuestros empresarios, en su emprendimiento, deben considerar seriamente el utilizar la franquicia como una herramienta que ha causado el desarrollo de muchos países, que ha tenido un crecimiento importante en América Latina y que ha comprobado que no solo beneficia a los empresarios, sino también a los grandes números nacionales tales como la generación de empleos, crecimiento de la economía, modernización del comercio, incremento en el consumo, etc. Quien adquiere una franquicia tiene menos posibilidad de fracaso que un negocio independiente. A nivel latinoamericano aproximadamente un 60 por ciento de negocios independientes no llega al segundo año de vida. La mortandad de las franquicias en diez años es de apenas el 8 por ciento.

Si no cambiamos los paradigmas, obtendremos los mismos resultados. Preparémonos para competir, pero para eso tenemos que hacer uso de las herramientas modernas.

Yalí Molina Palacios
CENTRAL LAW Nicaragua

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar