, El trabajador, el patrono y la morosidad ante la caja: ¿Le faltan cuotas para pensionarse?

El trabajador, el patrono y la morosidad ante la caja: ¿Le faltan cuotas para pensionarse?

Todos los patronos en nuestro país tienen la obligación de contribuir con un porcentaje de casi el 28% de los salarios que pagan a sus trabajadores (de cada 100 colones les toca pagar 28 colones) y de retener del salario que le toca a cada trabajador el 10% (de cada 100 colones los trabajadores pagan 10 colones) para depositarle ambas contribuciones a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS)y con ello nutrir, entre otras cosas, el fondo de pensiones de la mayoría de los trabajadores costarricenses.

Todos aspiramos algún día a dejar de hacer lo que estamos hoy haciendo y recibir una pensión proporcional a las contribuciones que tanto mi patrono, como yo y el Estado hemos hecho durante toda una vida de esfuerzo y trabajo.

Las obligaciones del patrono para con el Seguro Social son en dos sentidos: uno, pagar su parte de la contribución y dos, retener y pagar el porcentaje del trabajador. Ambas obligaciones dependen del salario que se reporta mes a mes al sistema de planillas de la Caja.

La planilla es la lista de los trabajadores que cada patrono tuvo durante determinado mes, con la indicación de su salario, los días trabajados, y los porcentajes correspondientes a las contribuciones de ambos. La planilla es hoy electrónica, no de papel. Pero de papel sigue siendo la orden patronal, que es un recibo que cada trabajador debe recibir del empleador, en donde se indica que ambas contribuciones se cancelaron a la Caja.

La orden patronal que recibe cada trabajador es una señal positiva de que las dos obligaciones que le patrono tiene para con la Caja se están cumpliendo a cabalidad.

Cuando falta la orden patronal, es señal de que algo está mal y el trabajador debe prestarle toda su atención a este signo, porque se trata de un incumplimiento grave al contrato de trabajo. Tan grave es esta falta del patrono, que faculta al trabajador para dar por roto el contrato de trabajo con total y absoluta responsabilidad del empleador; es decir, con derecho a recibir la totalidad de las prestaciones que indica la ley.

El no estar al día con las contribuciones a la Caja del Seguro Social afecta directamente el derecho de pensión de los trabajadores.

Si bien la morosidad del patrono no afecta la atención médica a que tiene derecho el trabajador; la consecuencia para el patrono de esa morosidad será que los costos de la atención del empleado o de sus familiares cubiertos por el seguro.

Pero esa morosidad sí afecta el derecho a la pensión, porque las cuotas que no paga el patrono no van a aparecer en la cuenta individual que cada trabajador tiene en el sistema de pensiones.

En este sentido, discrepo de lo que indica en la noticia de ayer el señor Luis Diego Calderón, Director de Cobros de la Caja, cuando afirma que las cuotas de los patronos morosos sí se les acreditan a los trabajadores, aun cuando aquellos no hubieran cancelado las contribuciones.

Una cosa es el derecho a la salud de los trabajadores, el cual sí está resguardado aun en el caso de morosidad patronal; pero la pensión, es algo distinto. Si no hay aportes en mi cuenta, si no pagó mi patrono su aporte, ni el aporte que a mí como trabajador me correspondía, sencillamente no tengo cuotas suficientes para pensionarme.

De ahí que mi consejo para quien no recibió su orden patronal el mes pasado la solicite a su patrono; en caso de no recibirla sin una justificación válida, presuma que de ahí en adelante no está acumulando cuotas para su bien merecida pensión.

Alfonso Carro
Asesor legal corporativo
CENTRAL LAW Costa Rica
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ver enlace original aquí

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar