, El despido discriminatorio

El despido discriminatorio

A lo in­terno el Có­di­go de Tra­ba­jo fue ro­bus­te­ci­do en el año 2001 con la in­tro­duc­ción de un Ca­pí­tu­lo Único al Tí­tu­lo Un­dé­ci­mo de­no­mi­na­do “Prohi­bi­ción de Dis­cri­mi­nar”.

Sin em­bar­go, desde el 1 de marzo de 1962 ya for­ma­ba parte de nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co el Con­ve­nio No. 111 de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, que es­tan­do ra­ti­fi­ca­do por nues­tro país desde esa fecha, re­gu­la­ba la dis­cri­mi­na­ción en el tra­ba­jo y la ocu­pa­ción de ma­ne­ra muy ge­ne­ral.

En reali­dad, no es sino hasta el año 2001 que en nues­tro de­re­cho po­si­ti­vo (las leyes vi­gen­tes y exi­gi­bles en Costa Rica) se in­clu­ye­ron los ins­ti­tu­tos que hoy acom­pa­ñan a la prohi­bi­ción de dis­cri­mi­nar en el em­pleo. Hoy so­bre­vi­ven tanto el Con­ve­nio como el Có­di­go de Tra­ba­jo, y ambos ins­tru­men­tos se ma­ti­zan. Vea­mos al­gu­nos de esos ma­ti­ces.

I.- Cuan­do nues­tro Có­di­go de Tra­ba­jo se­ña­la que es prohi­bi­da toda dis­cri­mi­na­ción en el tra­ba­jo por ra­zo­nes de edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, el Con­ve­nio No. 111 nos com­ple­men­ta ex­pli­can­do que dis­cri­mi­na­ción sig­ni­fi­ca cual­quier dis­tin­ción, ex­clu­sión o pre­fe­ren­cia ba­sa­da en mo­ti­vos de raza, color, sexo, re­li­gión, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal, y ori­gen so­cial que tenga por efec­to anu­lar o al­te­rar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des o de trato en el em­pleo y la ocu­pa­ción. Como se com­pren­de, el Con­ve­nio No. 111 es mucho más am­plio que el Có­di­go de Tra­ba­jo, y por lo tanto, al ser más ven­ta­jo­so para el tra­ba­ja­dor se apli­ca el Con­ve­nio No.111.

II. Cuan­do nues­tro Có­di­go de Tra­ba­jo se­ña­la que todos los tra­ba­ja­do­res que desem­pe­ñen un tra­ba­jo igual go­za­rán de los mis­mos de­re­chos, igual jor­na­da la­bo­ral y re­mu­ne­ra­ción igual, sin dis­cri­mi­na­ción al­gu­na por edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, se debe en­ten­der con­for­me al Con­ve­nio No. 111 que se in­clu­yen el color, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal y ori­gen so­cial.

III.- Cuan­do nues­tro Có­di­go de Tra­ba­jo se­ña­la que es prohi­bi­do el des­pi­do por ra­zo­nes de edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, se debe en­ten­der con­for­me al Con­ve­nio No. 111 que se in­clu­yen el color, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal y ori­gen so­cial.

IV.- Si bien es cier­to en Costa Rica te­ne­mos un ré­gi­men de des­pi­do libre,- según el cual no se ne­ce­si­ta una cau­sal para des­pe­dir a un tra­ba­ja­dor, siem­pre y cuan­do se le in­dem­ni­ce con­for­me a la ley-, el des­pi­do dis­cri­mi­na­to­rio por ra­zo­nes de por edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, color, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal y ori­gen so­cial es prohi­bi­do, y ade­más cas­ti­ga­do por el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co con dos efec­tos fun­da­men­ta­les: a) La po­si­bi­li­dad de re­ins­ta­la­ción si así lo so­li­ci­ta el tra­ba­ja­dor al Juez de Tra­ba­jo; y b) Una in­dem­ni­za­ción adi­cio­nal por daño moral y daños y per­jui­cios equi­va­len­tes a 12 sa­la­rios mí­ni­mos del pues­to que ocu­pa­ba el tra­ba­ja­dor dis­cri­mi­na­do.

VI.- Cuan­do el Có­di­go de Tra­ba­jo se­ña­la que es prohi­bi­do a los pa­tro­nos dis­cri­mi­nar por edad al so­li­ci­tar un ser­vi­cio o se­lec­cio­nar a un tra­ba­ja­dor, se debe en­ten­der con­for­me al Con­ve­nio No.111 que esa prohi­bi­ción al­can­za a ra­zo­nes no sólo de edad, sino tam­bién de edad, etnia, gé­ne­ro o re­li­gión, así como de color, opi­nión po­lí­ti­ca, as­cen­den­cia na­cio­nal y ori­gen so­cial, por­que el Con­ve­nio No.111 se re­fie­re no sólo a dis­cri­mi­na­ción en el em­pleo, sino tam­bién al ac­ce­so a los me­dios de for­ma­ción pro­fe­sio­nal, la ad­mi­sión en el em­pleo, y en las di­ver­sas ocu­pa­cio­nes como tam­bién las con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

VI.- El des­pi­do dis­cri­mi­na­to­rio por ra­zo­nes de pre­fe­ren­cia se­xual es tam­bién prohi­bi­do. Es decir, el mo­ti­vo de un des­pi­do es dis­cri­mi­na­to­rio si se hace con fun­da­men­to en di­fe­ren­tes pre­fe­ren­cias se­xua­les (ho­mo­se­xua­les en otras pa­la­bras). Así ha sido re­suel­to por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Tra­ba­jo, Sec­ción Ter­ce­ra en sen­ten­cia 292- 2013.

Este es un caso tí­pi­co de cómo un de­re­cho la­bo­ral es re­gu­la­do de una ma­ne­ra por el Có­di­go de Tra­ba­jo, am­plia­do por las dis­po­si­cio­nes de un Con­ve­nio In­ter­na­cio­nal, e in­te­gra­do por ju­ris­pru­den­cia de los Tri­bu­na­les de Jus­ti­cia.

Alfonso Carro
CENTRAL LAW Costa Rica

Ver enlace original aquí

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar