, Costa Rica intercambiará información fiscal de multinacionales

Costa Rica intercambiará información fiscal de multinacionales

“Los problemas de la fiscalidad internacional nunca habían ocupado un lugar tan prioritario en las agendas políticas como hoy en día. La integración de las economías y los mercados nacionales se ha intensificado de manera sustancial en los últimos años, colocando contra las cuerdas al sistema fiscal internacional, diseñado hace más de un siglo “. Así lo afirma la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OECD), en el Informe final 2015. (Nota explicativa sobre la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios. Proyecto OCDE/ G20).

Por ello la OECD, se dio a la tarea urgente desde el 2013, de ver como llegaba a un acuerdo entre sus Estados Miembros, debido a que las normas fiscales actuales y vigentes, dejaban una serie de portillos y puntos débiles, generando así, una erosión de la base de cálculo y en la transferencia de los beneficios.

La OECD se da cuenta de un potencial del problema, con datos que indican que la pérdida recaudatoria en el impuesto sobre sociedades estaría entre un 4 y un 10% de la recaudación global por este impuesto, es decir, de 100 a 240 mil millones de dólares anuales.

Bajo la premisa, de que en una economía global, los gobiernos deben cooperar y abstenerse de implementar prácticas tributarias perniciosas, para así hacer frente de manera efectiva a la evasión fiscal y poder ofrecer un entorno más seguro que busca mantener las mejores prácticas y estándares acordados internacionalmente para atraer y mantener inversiones.

Lo anterior, en virtud de que, a las filiales de las empresas multinacionales que residen en países de baja tributación declaran un margen de beneficios (en relación a sus activos) que duplica el promedio de su grupo, mostrando cómo BEPS provoca distorsiones económicas. El impacto de BEPS sobre la recaudación total se estima superior en países en vías de desarrollo que en países desarrollados dada su mayor dependencia de la recaudación por dicho impuesto.

Por ello, el paquete de medidas BEPS (plan de acción que incluía 15 medidas) presentado en la cumbre del G20 en San Petersburgo el 5 de Septiembre del 2013, es un plan de combate al problema de la evasión fiscal, las prácticas fiscales perjudiciales y la planificación fiscal agresiva por parte de las empresas multinacionales. (Taxing Multinational Enterprises BASE EROSION AND PROFIT SHIFTING (BEPS))

Y, entonces por control y voracidad fiscal, se procede a aprobar un amplio paquete de medidas, la primera de ellas el MULTILATERAL COMPETENT AUTHORITY AGREEMENT ON THE EXCHANGE OF COUNTRY-BY-COUNTRY REPORT qué permite mediante acciones coordinadas de gobierno a gobierno y con aplicación de instrumentos internacionales, reportar, informar y acusar a la empresa transnacional que opera en el país fuente de sus estados financieros e impuestos, monto, y concepto pagado, facilitando así a las administraciones tributarias la llamada información país por país (country by country report), comunicando los ingresos, beneficios e impuestos pagados en todas las jurisdicciones en las que operan.

Además, se trata de elaborar una documentación que imposibilita la no doble tasación o la restringe, y el no uso de tratados internacionales en el tema fiscal, entre otros objetivos. Regulando más los precios de transferencia y controlando la economía digital, neutralizar el instrumento jurídicos híbridos, limitar a los Estados en la creación de regímenes especiales tributarios, abuso de convenios para evitar la doble imposición (treaty shopping).

El paquete BEPS, primera parte fue aprobado el pasado 27 de enero, al firmar 31 Países miembros de la OECD el  Multilateral Competent Authority Agreement (MCAA) siendo uno de los suscriptores Costa Rica, y en América Latina: Argentina, Brasil, Chile y Perú.

Por un lado es, un conjunto de medidas, que darán a los Países las herramientas para gravar y cobrar el impuesto donde la actividad se produce, es decir gravar donde la actividad económica se realiza y donde se crea valor. Los países en desarrollo, fueron tomados en cuenta por la OCDE ya que en los años 2013 y 2014 se encontraban enfrentados a los desarrollados en el tema.

Este primer paso, plasmado en el MCAA, significa un cambio histórico de alta revolución y control que deviene en un significativa transformación y una naciente nueva estructuración fiscal mundial, que va a tener unas consecuencias serias para las empresas transnacionales y globalizadas al constituirse, como será en una reforma de suma importancia en el sistema fiscal mundial.
 


Lic. Carlos Isidro Echeverría Perera. M.B.A
Abogado Asociado
CENTRAL LAW Costa Rica

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar