Brexit, la decisión que sacude la economía mundial (II Parte)

A días del referéndum, analicemos por qué y cómo nos veremos afectados por la decisión tomada en Reino Unido. Necesariamente, tenemos que ver el importante impacto en su economía y en el resto del mundo.

En el mundo globalizado, el primer daño causado es a los mercados financieros, los cuales vuelven a tener gran inestabilidad y mucha volatilidad. Esto causa que se busque refugio en los bonos del tesoro estadounidense y en monedas como el yen japonés. Curiosamente, el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos no subió las tasas de interés, a espera del resultado del BREXIT. Se movieron billones de dólares o euros a bonos del tesoro (safe play), con lo cual aumentó el precio y, si tenemos tasas bajas, resulta un gran negocio. Además, por un largo plazo las tasas no subirán.

Frankfort está ya haciendo lobby con las grandes corporaciones financieras radicadas en la ciudad para trasladarse ahí, lo que la convertiría, si ocurriese, en el nuevo centro financiero mundial. Para una economía basada en servicios, esto puede ser muy grave.

Como sabemos, el día del referéndum, que algunos han llamado el “día de la independencia”, cayeron las bolsas, y con ello, se destruyó riqueza (a algunos bancos centrales les gusta eso, así se quitan de presiones). Solo las 400 personas más ricas del mundo perdieron 127 000 millones de dólares, o sea, un 3,2% de sus capitales (ejemplo: solo el dueño de Zara, Amancio Ortega, el español multimillonario, perdió 6 000 millones de dólares, el 8% de su fortuna).* actualidad rt.economia.

No hay duda de que Gran Bretaña ES UNO DE LOS PRINCIPALES ACTORES DEL COMERCIO INTERNACIONAL. El comercio representa el 60% de su PIB. Es el segundo exportador más importante de la Unión Europea en el mundo de servicios comerciales y el noveno más grande en el planeta. Es una economía muy abierta e integrada en el mundo. Por ello, tendrá que enfrentar consecuencias mundiales durante un largo tiempo.

Para América Latina, se espera una caída en las exportaciones de materia prima. Sabemos que entre un 80 y un 90% de las exportaciones latinoamericanas son materias primas (Bolivia, Venezuela, Chile, Ecuador). Por un lado, esta caída se deberá a la desaceleración de Europa y, por el otro, debido a la débil economía y alto déficit comercial de Gran Bretaña y a que tendrá que renegociar acuerdos de libre comercio con sus socios principales. Por ende, volverá sus ojos a sus excolonias, a la mancomunidad anglófona (The Commonwealth) , en especial a Australia, con la cual tiene una balanza comercial positiva. De lo contrario, cuando salga de la U.E. podrá comerciar con el resto del mundo a través de la Organización Mundial de Comercio en cuando a todo, especialmente en cuanto a aranceles, mientras no cierre negociaciones comerciales con los países y regiones que se fije como meta. Entre ellos, estará China, con el que ya tiene buen flujo comercial, aunque negativo y adonde exporta un 5,7% de su producción, lo mismo que exporta a Francia.

En 2015 Reino Unido tuvo una balanza comercial negativa de 149 429 millones de euros, un 5,82 % de su PIB. En el mundo, solo tiene su balanza comercial positiva con Estados Unidos, Arabia Saudita y Australia y, con sus exsocios europeos, solo con Suiza e Irlanda del Norte.

En el mercado de la Unión Europea, su principal aliado es Alemania ($46,5 mil millones), lo cual representa un 9,8% pero, a la vez, es su principal suplidor: un 15% de sus importaciones son alemanas ($100 mil millones). Con su salida de la UE, la industria más afectada será la automotriz, lo que generará un fuerte desempleo en ese sector industrial. Esto podría ocasionar un reacomodamiento de la industria automotriz en Europa si no es aprovechado por los japoneses y coreanos.

Es de esperarse que las inversiones británicas y europeas en América Latina serán muy escasas. Si los mercados presentan inestabilidad y caídas fuertes de nuevo, el refugio será Estados Unidos, con lo que las inversiones en estos lares serán poco vistas, más en el momento de cambio de América Latina, que está saliendo de la órbita de hegemonía de la izquierda socialista del grupo del Alba. Además, hay una negociación en marcha de la U.E. con los países del Mercosur, los cuales están tratando de revivir negociaciones para un TLC que tendrá que esperar a mejores momentos, ya que no será prioridad para la U.E. hasta poner la casa en orden. No sabemos cuánto durará en ello, más si tomamos en cuenta que un cambio como el dado siempre traerá consecuencias.

Recordemos la caída del muro de Berlín. Se veía al principio como la reunificación de Alemania. Después, fue la desintegración de la Federación Rusa y la liberación de los países de Europa central de su órbita.

Estos hechos históricos sabemos que se dan, pero no sabemos qué consecuencias traerán. Existe en los europeos un sentimiento y actitud de “euroescépticos”, palpable en su rechazo a la OTAN, proclives al cierre de fronteras y parar el libre comercio. Asimismo, vienen usando el referéndum como instrumento democrático para resolver las cuestiones que los políticos no han podido o no quieren resolver.

Solo en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores hay presentadas 32 convocatorias de referéndum en 18 países. Los daneses son un ejemplo de quienes quieren seguir a Gran Bretaña. En Hungría, su primer ministro está pidiendo un referéndum para aprobar o no las cuotas de migración impuestas por la U.E. Hay dos Europas enfrentadas y un movimiento mundial de masas inconformes que empezó con la primavera árabe.

De tal manera, no podemos ver el BREXIT como un hecho aislado y sin consecuencias políticas y geopolíticas. Al contrario: es el primero en darse y podría existir una marejada de otros referéndums que podrían socavar las bases de la U.E. Dependerá mucho de cómo reaccionará el Parlamento Europeo y la presidencia de la Unión, así como lo que dispongan Francia, Alemania y la burocracia de Bruselas.

Como sabemos, el Acuerdo de Asociación y libre comercio de Centroamérica con la UE ha permitido cooperación, de modo que es el socio más importante que los centroamericanos tenemos: su inversión en cooperación bilateral y regional ascendió a 860 millones de euros en el período 2007-2013. Se había programado tentativamente, para el periodo 2014 a 2020*, un total de 894,5 millones de euros>, o sea, 94,5 millones más.

Será muy difícil que ese nivel de cooperación programado se logre materializar en los próximos 4 años. Definitivamente, esos fondos serán recortados y afectarán programas y países.

2007-20132014-2020(*)
Nicaragua (€214 millones)Nicaragua (€ 204 millones)
Guatemala (€135 millones)Guatemala (€ 186,8 millones)
Honduras (€223 millones)Honduras (€ 235 millones)
El Salvador (€121 millones)El Salvador (€ 149 millones)
Costa Rica (€34 millones)Costa Rica ( – € millones)
Panamá (€38 millones)Panamá (- € millones)
Regional (€95 millones)Regional (€ 120 millones)
TOTAL: €860 millonesTOTAL: 894,8 € millones

Carlos Echeverría
CENTRAL LAW Costa Rica

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar